miércoles, 27 de abril de 2011

Sistemas

Al estudiar una parte del Universo de interés para nosotros debemos establecer claramente sus límites. Estos límites pueden ser reales o imaginarios.

Un sistema es una parte del Universo que se delimita, de forma real o imaginaria, para su estudio y control.

 Clasificación de sistemas
Al clasificar sistemas es frecuente que usemos dos criterios:

Primer criterio: Según la interacción entre el sistema y el ambiente.
    De acuerdo a este criterio un sistema puede ser:
    ABIERTO: el que intercambia materia y energía con el ambiente.
    Ejemplo:
    CERRADO: el que intercambia energía pero no materia con el ambiente.
     Ejemplo:   
    AISLADO: el que no intercambia ni energía ni materia con el ambiente.
    Ejemplo:


Segundo criterio: Según el aspecto del sistema, es decir, si se observan en él una o varias zonas.
A cada una de estas zonas se le llama fase.

Fase es cualquier porción de un sistema en la que cada propiedad intensiva tiene un único valor.

Recordemos que las propiedades intensivas son aquellas que no dependen de la cantidad de sustancia o del tamaño de un sistema.

De acuerdo a este criterio un sistema se puede clasificar en:
HOMOGÉNEO: es el que tiene una fase (monofásico). En un sistema homogéneo las propiedades intensivas (punto de fusión, punto de ebullición, densidad, etc.) son iguales (tienen el mismo valor) en todos sus puntos.

HETEROGÉNEO:es el que tiene dos o más fases (polifásico). En un sistema heterogéneo las propiedades intensivas (punto de fusión, punto de ebullición, densidad, etc.) no son iguales en todos sus puntos.

Veamos algunos ejemplos:
Sistema: pecera
En él podemos apreciar varias zonas: una líquida (agua), varias sólidas (plantas, piedras, pez) y una gaseosa (burbujas de aire). 
Como este sistema tiene varias fases, se clasifica como heterogéneo.

Sistema: muestra de agua potable.
En él podemos apreciar una fase líquida, por lo tanto se clasifica como sistema homogéneo.
Al medir una propiedad intensiva, por ejemplo la densidad, su valor es el mismo en todas partes del líquido.

Sistema: agua con hielo.
En este sistema podemos apreciar dos fases: agua líquida y agua sólida. Por lo tanto, es un sistema heterogéneo.
Al medir la densidad en cada una de sus fases resultan valores diferentes, sin embargo sólo hay agua.

RESUMEN
Los sistemas homogéneos tienen una fase. Son monofásicos. En un sistema homogéneo las propiedades intensivas son iguales en todos sus puntos.
Ejemplos:




Los sistemas heterogéneos están formados por dos o más fases. Son polifásicos. En un sistema heterogéneo las propiedades intensivas no son iguales en todos sus puntos.
Ejemplos:




Fuente: "Todo se transforma" Saravia, Segulora, Nassi. Editorial Contexto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada